top of page
Search

¿Terminas muy cansado de tu práctica de Yoga? 5 consejos para no morir en el tapete

Yoga ha sido una práctica o disciplina que tiene mucho tiempo siendo popular entre la gente, la mayor fama que ha tenido es debido a los múltiples beneficios que puedes obtener de ella si eres constante.


El tema es que aunque parezca una práctica fácil y ligera, no lo es. Yoga busca re-acondicionar la mente y cuerpo para que se fundan en uno mismo con nuestro ser, y que todo trabaje para un mismo fin: Poder percibir la vida en completa plenitud. Esto quiere decir que va a generar las condiciones necesarias en tu cuerpo (el hacer) y en tu mente (el pensar) para poder llegar a este estado de goce llamado Samadhi.


Este acondicionamiento no es tarea fácil en un mundo y tiempos en los que somos constantemente sobre-estimulados con información y nuestro cuerpo se mueve menos para realizar sus tareas. Este ritmo de vida nos exige demasiado para poder sobrevivir, por eso la disciplina de Yoga fue creada para que la misma complejidad para que pueda ganarle al estimulo exterior y generar concentración y atención en lo que estás haciendo.


Muchas personas que empiezan su práctica de Yoga, a pesar de que sienten los beneficios desde la primera clase, terminan muy cansados y adoloridos. Este estado de incomodidad los hace desistir de la práctica.


La práctica de Yoga por lo antes dicho te trae presente en muchos aspectos de tu cuerpo: la movilidad, la flexibilidad, la capacidad de concentrarte, el control de los impulsos. Si fuiste una persona sedentaria la mayor parte de tu vida, estos aspectos serán más evidentes para ti y más difíciles de acondicionar. Pero no te preocupes, todo es posible mejorar, ahí te van los tips que en base a mi experiencia como practicante es lo que me ha ayudado a no renunciar a mi práctica:


TIP 1- Adapta la práctica a tu estado físico, mental y emocional-

Nuestro cuerpo es un sistema perfecto que se adapta a las circunstancias y a las actividades que tu hagas con él, pero la disociación entre nuestro ser y el cuerpo muchas veces hace que ignoremos su estado actual y solo exijamos al cuerpo que se cumpla nuestra voluntad.


Escuchate y pregúntate como estás, ¿como te encuentras el día de hoy?. Habrá días en que te sentirás muy alegre y dispuesto, esos días aprovecha tu máximo potencial. Otros días te sentirás desmotivado o triste, esos dias aprovecha para que tu práctica sea más de introspección o reflexión. La idea es que en ese momento que destinaste para practicar, te des a ti mismo lo que requieres.


TIP 2- Practica con la mente tranquila-

Sé que suena trillado pero es lo mejor que puedes hacer, la mente ocupa energía para realizar los procesos de pensamiento. Mientras más rápido vaya la mente, mientras más pensamientos simultáneos tenga, más energía va a ocupar y menos habrá disponible para que el cuerpo puedo realizar la sesión de Yoga.


Recupera ese poder de gestionar tu mente. Observa tus pensamientos, y hazlos ir pasando por tu cabeza de uno a uno. Cuando nos permitimos observar nuestros pensamientos nos damos cuenta que no son nuestra realidad. Que nosotros somos sus creadores y testigos, que sin nosotros ellos no tendrían cabida.


TIP 3- No te sobre-exijas

La sobre-exigencia es el pan de cada día en mundo occidental contemporáneo, pareciera que si no te exiges en todos los aspectos de tu vida eres un mediocre perezoso que no hace nada. Tenemos fijas ya metas estandarizadas e imposibles de como debe ser un hombre o mujer integro, exitoso y perfecto. Y a esto le sumamos la competencia en esta carrera humana de destacar más que el otro.


Yoga es una práctica orgánica, no requiere de que practiques con intensidad, pero si con constancia y con voluntad para poder ver los resultados. A través de este tiempo dando clases, me he podido percatar que incluso mientras más intensos son los alumnos al prácticar menos progresan en el tiempo. Esta disciplina no requiere de fuerza bruta, el cuerpo no es una bestia que hay que latiguear para que funcione. Requiere que aprendas a gestionar todas tus capacidades para un mismo fin desde el amor y con amor a ti mismo.


TIP 4- Cambia tus hábitos

Muchos de nuestros hábitos pueden hacernos sentir cansados o sin mucha energía.


. Comer sano y ligero, evitar productos procesados ayuda a no tener que destinar tanta energía para procesarlos y desecharlos del cuerpo.

. Cuidar el tiempo y calidad del sueño. Muchas personas no entienden que el 90% de sus problemas de salud son por no dormir de manera adecuada.

. Mantenerse hidratado. El 80% de nuestra composición es agua, la deshidratación puede hacer que el funcionamiento de nuestro cuerpo se vea afectado.


TIP 5- No te tomes tu práctica tan enserio.

Puede sonar completamente loco que te lo diga, pero así también con la vida: ¨para tomarse la vida enserio NO hay que tomársela tan enserio"

Cuando le damos seriedad a la vida, empezamos a tener miedo a equivocarnos, en preocuparnos si estamos haciendo las cosas como se deberían, estamos constantemente juzgándonos y juzgando a los demás por lo que hacen o no hacen. Cuando le restamos seriedad y le sumamos plenitud, la vida se convierte goce, en un juego. Y en un juego hay reglas o normas para poder compartir el juego con los demás, pero no por eso deja de ser una oportunidad para divertirnos.


Es normal que mientras entendemos estos 5 aspectos, sigamos cansándonos en nuestra clase de yoga, pero en vez de juzgarte o castigarte por no lograrlo sigue practicándolo.

.







21 views0 comments

Recent Posts

See All
bottom of page